BLOG

Últimas noticias

El tipo de letra dice mucho de la empresa

17.06.2019.

La tipografía es, en un gran número de ocasiones, la primera imagen que los clientes tienen de las empresas. Las diferentes fuentes tipográficas se encuentran tanto en el logo como en el cartel del establecimiento y dice mucho de una empresa, independientemente de a lo que se dedique ni de a qué público vaya dirigido. Durante años se han establecido diferentes relaciones entre los tipos de letras y las emociones, por ello hay que tener un exhaustivo  cuidado cuando se elige la tipografía de la empresa, tanto en el logo, como en la web, tarjetas de visitas,etc, esto evita dar un mensaje confuso. No es lo mismo dar una imagen tradicional que vanguardista. Además, todo tiene que tener una armonía y coherencia, y aun se puede ser innovador.

Otro factor importante es combinar diferentes tipos de letras. Se recomienda que máximo dos o tres tipos para una misma página web, una para los titulares y otras para los cuerpos de texto. Ambos tienen que tener una concordancia de estilo y para evitar enviar confusiones en las emociones.

Además, hay que tener en cuenta que no se debe utilizar otra combinación de letras en otra subpágina porque dará una imagen muy desordenada de la empresa. Estas son las fuentes principales donde después se encuentran multitud de variantes tipográficas.

 

  • La fuente SERIF es clásica, tradicional y elegante. Su origen se encuentra en la época donde las letras se tallaban en piedra, al ser complicado que los bordes se quedaran rectos, se introdujeron unos remates en los extremos. Estos remates hacen sea recomendable utilizarla en los textos cortos por si se ven borrosos o poco claros. Dentro de esta fuente algunas de las tipografías más recomendables son: Vollkorn, Merriweather, EB Garamond, Lustria o Libre Baskerville.

  • SansSerif inspira modernidad y da una imagen más comercial. Esta fuente apareció en Inglaterra en 1820 o 1830. Es conocida como de palo seco o etruscas porque no tiene los extremos. Son más legibles en pantalla y fácil de impresión, de esta forma muchas empresas las escogen para sus diseños. Open Sans, Roboto, Lato, PT Sans, Ubuntu o Arimo, son algunas de las más recomendadas.
  • Con las fuentes de estilo de manuscritos hay que tener especial cuidado. El primer carácter de imprenta usado en Europa fue de la familia, la Gótica, que imita la escritura a mano de los monjes. La empresa debe tener claro el mensaje que quiere que los usuarios tengan. Estas fuentes transmiten elegancia, afecto y creatividad.  Los lugares más idóneos para utilizar este tipo de fuentes son los títulos o frases cortas, pero hay que evitar el cuerpo porque no son demasiado legibles. Algunas de las fuentes manuscritas más utilizadas son: Sacramento, Pacifico, Grand Hote, Damion, Yellowtail o Satisfy.

Estas son solo algunas de las cientos de tipografías que se pueden encontrar en el día a día, desde un periódico, hasta en los nombres de los productos que se consumen. Por ello es muy importante acertar con el mensaje que se da.

La tipografía es, en muchas ocasiones, la primera imagen que tenemos de una empresa. La encontramos tanto en el logo como en el cartel del establecimiento y, aunque parezca que no, dice mucho de nosotros. Durante años se han establecidos diferentes relaciones entre los tipos de letras y las emociones y hay que tener mucho cuidado a la hora de elegirla para no dar un mensaje confuso. No es lo mismo dar una imagen tradicional que vanguardista.

Además, otro factor importante es combinar diferentes tipos de letras. Se recomienda que máximo dos o tres tipos para una misma página web, una para los titulares y otras para los cuerpos de texto. Ambos tienen que tener una concordancia de estilo y que no manden emociones contradictorias.

Recuerda no utilizar otra combinación de letras en otra subpágina.

La fuente SERIF es clásica, tradicional y elegante. Esta viene de la época en la que las letras se tallaban en piedra, al ser complicado que los bordes se quedaran rectos, se introdujeron unos remates en los extremos. Estos remates hacen sea recomendable utilizarlos en los textos cortos por si se ven borrosos o poco claros. Dentro de esta fuente algunas de las tipografías más recomendables son: Vollkorn, Merriweather, EB Garamond, Lustria o Libre Baskerville.

SansSerif inspira modernidad y da una imagen más comercial. Es conocida como de palo seco o etruscas porque en esta ocasión no tiene los extremos. Aparecieron en Inglaterra en 1820 o 1830. Son más legibles en pantalla y fácil de impresión, de esta forma muchas empresas las escogen para sus diseños. Open Sans, Roboto, Lato, PT Sans, Ubuntu o Arimo, son algunas de las más recomendada.

Las tipografías manuscritas son un arma de doble filo. Tenemos que tener bien claro que es lo que queremos transmitir. Los lugares más idóneos para utilizar este tipo de fuentes son los títulos o frases cortas, pero hay que evitar el cuerpo porque no son demasiado legibles. El primer carácter de imprenta usado en Europa fue de la familia, la Gótica, que imita la escritura a mano de los monjes. Estas fuentes transmiten elegancia, afecto y creatividad. Algunas de las fuentes manuscritas más utilizadas son: Sacramento, Pacifico, Grand Hote, Damion, Yellowtail o Satisfy.

Estas son solo algunas de las cientos de tipografías que nos pueden servir para nuestro negocio. Para más información no duden en consultarnos y estaremos encantadas de atenderlas.

Autor:

UA-110127417-1